Por: Heraclio Alonso

Ignacio López Tarso: el arte de saber actuar


Ganador de cinco Premios Ariel y con más de 50 películas filmadas, Ignacio López Tarso es considerado una de las figuras más importantes de la cinematografía mexicana del siglo XX. Con participaciones en títulos tan memorables como Macario (1959), Nazarín (1958) y Los albañiles (1976), se ha convertido en un estandarte fílmico con más de siete décadas de carrera ininterrumpida.

El Canal Cultural de México celebrará el natalicio número 94 del primer actor con un ciclo de cine que contará con algunas de las interpretaciones más celebradas del nacido en Villa de Aragón, Estado de México.
No te pierdas este ciclo, todos los viernes a partir del 11 de enero a las 22 horas, por Cinema 22.

En busca de un muro (11 de enero)
Basada en la obra del muralista mexicano, Ignacio López Tarso entró en la piel de José Clemente Orozco para retratar la época del artista en Nueva York, período donde se abrió en el camino del mundo intelectual de los años 20.

Con Sergio Bustamante como narrador, el filme cuenta las vicisitudes a las que tuvo que enfrentarse Orozco para figurar entre la elite neoyorquina y cómo su amistad con Alma Reed, Anita Brener, Dr. Atl y Eva Sikelianos, le ayudó para darse a conocer como uno de los mejores representantes del muralismo. Asimismo, se ilustra su primera exposición fallida, la segunda presentación de sus obras y la realización del mural, Prometeo en el Colegio Pomona.

La casta divina (18 de enero)
Relato que narra la situación de desventaja que sufrían los indígenas yucatecos frente a los hacendados, autodenominados casta divina a inicios del siglo XX. Además, retoma la revolución liderada por el general Salvador Alvarado con el fin de beneficiar a los sectores más desprotegidos de la sociedad.

Un ejemplo del poder autoritario es el que López Tarso retrató en el papel de Don Wilfrido, un peligroso hacendario capaz de enviar a su hijo y trabajadores a luchar contra el contingente revolucionario que amenaza con despojarlo de sus propiedades.

Astucia (25 de enero)
Basada en la novela de Luis G. Inclán, en tiempos de Antonio López de Santa Anna, una historia de charros estaba por suceder. Dirigidos por Lorenzo Cabello, la hermandad roja fue un grupo de contrabando especializado en tabaco y el terror más grande para la policía de la época.

Viajando desde el Valle de Orizaba hasta la región de Tierra Caliente en Michoacán, el protagónico de López Tarso muestra las virtudes de los rancheros mexicanos, mismas que son puestas a prueba con lecciones de hospitalidad, respeto y amistad. Dejando por un lado su trabajo y concentrándose en lo mejor para su comunidad.